Una de las razones principales por las que participamos en eventos de todo tipo es por nuestra capacidad para montar realizaciones multicámara, bien sea en directo o no. Durante más de 10 años nos han contratado diversos promotores de conciertos para acudir a los principales espectáculos musicales de la región. Nuestra misión, dar señal audiovisual a las pantallas gigantes en las que el público puede seguir muy de cerca el espectáculo, sobre todo cuando se encuentra lejos del escenario.

También recae sobre nosotros la responsabilidad de controlar la entrada de vídeos y fondos de imagen en los cambios de escenario, previas o despedidas de los espectáculos. Colaboramos con los clientes para definir la escaleta y velamos especialmente por los bloques de publicidad, un punto muy sensible para la sostenibilidad económica de los conciertos.

Y, ya que estamos, nos suele tocar hacer el resumen de vídeo del espectáculo. Una píldora comercial que sirve para mantener el contacto con el público, dar retorno a los patrocinadores y captar otros nuevos de cara a nuevas ediciones o producciones. Lo audiovisual vende.

Es un trabajo exigente que se produce en horarios nocturnos y normalmente en días festivos. Nosotros trabajamos cuando el resto de la gente está de fiesta. Por eso es muy importante contar con buenos profesionales que sepan hacer su trabajo y estén comprometidos con el proyecto. Existe cierto orgullo porque no es un trabajo que pueda hacer bien cualquiera. La pena es que la gente sólo se entera de nuestro trabajo cuando falla algo. Como los árbitros…