Responsabilidad Social Corporativa

responsabilidad-social-corporativa

.

Responsabilidad Social
Corporativa

Consideramos que la Responsabilidad Social Corporativa de una compañía es una cuestión de Comunicación, no de Marketing

Durante demasiado tiempo se ha entendido como una ayuda a la venta, pero la realidad es que se trata más bien de una manera de estar en el mundo. Con coherencia. Los nuevos paradigmas de gobierno corporativo están cada vez más orientados a la sostenibilidad que a la mera rentabilidad. Sólo es bueno el beneficio que se muestra sostenible en el tiempo y que no afecta a la reputación de la compañía frente a sus grupos de interés o stakeholders. No más tiburones, por favor. Crecimiento sostenido y equilibrio global.

En la actualidad el seguimiento de políticas coherentes y veraces de RSE (o RSC) es una de las normas de obligado cumplimiento para poder contratar con las compañías de mayor proyección global, es decir, es una de las claves para acceder a los mercados de mayor valor añadido. Del mismo modo no tardará en llegar el día en el que las propias administraciones públicas incluyan este requisito en sus licitaciones de obras y servicios. No ser responsable es no existir mañana.

La responsabilidad social debe estar alineada con los valores de la empresa

También debe identificar perfectamente las acciones que realizar con sus grupos de interés. Como parte estratégica que afecta a la reputación de la compañía, debe estar planificada y profesionalizada tanto en su gestión como en su comunicación. Ahí es donde entramos nosotros.

valores-de-la-empresa

Beneficios para la comunidad

Buena parte de la RSE siempre ha de revertir en el entorno local.

Muchas grandes corporaciones orientan su acción responsable a lugares lejanos que les resultan incluso poco conocidos.  Sin embargo, la práctica totalidad de empresas de nuestro entorno necesita una mirada más cercana, más local. Bien sea porque aprovechan los recursos naturales de los territorios donde se ubican; bien sea porque simplemente trabajan duro por no convertirse en una amenaza medioambiental; o bien porque se esfuerzan diariamente en dar seguridad a sus vecinos y trabajadores.

En el entorno local está buena parte del talento que alimenta la maquinaria empresarial; o las administraciones con las que tramitar el progreso de un proyecto industrial.

Construir una reputación desde cerca es siempre más sencillo, con la particularidad de que el interés que generamos en nuestro entorno también nos ayuda a tener un eco y una huella digital que supongan un buen espaldarazo para nuestra actividad.
La RSC debe ir más allá de patrocinar clubes deportivos o fiestas populares, aunque estas fórmulas clásicas y convencionales no hayan perdido su razón de ser. En el fondo debe conseguir una identificación congruente de las acciones con la identidad de la compañía, así como una participación activa de sus trabajadores.

Colaboradores y proveedores

Son precisamente los colaboradores de las empresas, tanto internos como externos, uno de los principales grupos sobre los que ejercer esa responsabilidad social empresarial. No se trata sólo de cobrar por encima de convenio y disponer de ciertos beneficios sociales. También hay que empezar a creer y participar.

La Comunicación ya ha demostrado que los trabajadores y los proveedores son los mejores prescriptores de una compañía. Está bien que se sientan orgullosos de lo que hace su empresa para beneficiar a la comunidad, que se sientan a gusto y así lo manifiesten. Ahora se trata de llamar a la acción, ser responsables y protagonistas de la RSE.