Relaciones públicas y relaciones institucionales

relaciones-publicas-y-relaciones-institucionales

.

Relaciones públicas y
relaciones institucionales

Las relaciones interesantes para la empresa y por ende en la comunicación son las relaciones a largo plazo

Sólo compartiendo el camino con terceros y encontrándonos sucesivas veces a lo largo de nuestra trayectoria podemos forjar una reputación suficientemente fuerte como para concitar intereses y forjar alianzas fructíferas. Nuestro día a día en la fábrica, en el taller o en la oficina tiene siempre un efecto en el exterior. Queramos o no. Mejor pues controlarlo.
En el mundo corporativo se suceden las circunstancias en las que la empresa debe relacionarse con la Administración o con todo tipo de instituciones y asociaciones. Normalmente son inauguraciones,

aniversarios, visitas de representantes públicos, invitaciones a actos de organizaciones empresariales,etc…
Son relaciones que van más allá de la mera tramitación de expedientes, permisos o subvenciones. Son encuentros que no necesariamente se enmarcan en eventos comerciales o reuniones de trabajo. Son momentos en los que la compañía actúa como imagen de unos valores o valedora de una causa. Son ocasiones para tomar relieve, definir una identidad frente a todos los grupos de interés.

Nuestra agenda es uno de nuestros grandes tesoros

En las relaciones públicas e institucionales es absolutamente imprescindible conocer el “quién es quién” de los entornos en el que los clientes desarrollan o quieren desarrollar su actividad. Nuestra misión es acompañarles y poner nuestra red de contactos a su disposición. Somos periodistas desde hace muchos años.

También ponderamos los intereses de cada parte, sus puntos de encuentro, y las diferentes fórmulas para enfocar los temas de conversación o relación. Nuestros informes son vitales para quienes no tienen ojos en el entorno o no conocen los mecanismos de funcionamiento de la estructura institucional y administrativa.

Lobby y asociaciones empresariales

La palabra lobby da miedo en España, sin embargo, es una práctica de relaciones institucionales totalmente digna y legítima.

Simplemente consiste en velar por los intereses de sectores empresariales, cuya evolución depende en buena medida de la regulación de los diferentes estamentos administrativos. El lobby necesita mantener una relación institucional, defender un argumentario, y explicar con claridad e intensidad su punto de vista sobre los temas que le atañen directamente.

Habitualmente trabajamos con agrupaciones empresariales y clústeres. Bien como agentes sociales o bien porque necesitan entenderse con la administración y abrirse a la sociedad, se trata de grupos que necesitan ayuda porque no están acostumbrados a moverse en terrenos que no sean ferias, asambleas o convenciones de sector.

Marketing relacional

marketing-relacional

Cada contacto, cada momento para compartir públicamente la identidad de nuestra corporación es una oportunidad de mejorar la reputación. Hablar, conversar, coincidir, estrechar manos, sonreír… Es el marketing relacional. Las empresas deben dar valor a todos estos momentos por anecdóticos que parezcan y por irrelevantes que puedan parecer sus interlocutores.

Obviamente ciertas élites y ciertos grupos serán siempre más interesantes y sobre ellos habrá que desplegar una actividad más intensa; pero la empresa debe verse obligada a atender siempre cualquier ocasión de expresar lo que es, lo que ha conseguido y lo que se propone para el futuro.